Un par de huevos fritos

Sarah Lucas presentó una instalación titulada Two fried eggs and a kebab, en 1992, en una galería del Soho, en Londres. Cada día preparaba un döner kebab (carne triturada que asoma en un pan pita abierto por un lado) y lo colocaba en una mesa. A continuación freía un par de huevos en su plancha portátil y también los colocaba sobre la mesa. Cada elemento en el preciso lugar donde habrían estado los pechos y la vagina si se diera el caso de que la mesa fuera una mujer.Entonces llegó el magnate de la publicidad Charles Saatchi con su Jaguar y su gomina y se encaprichó con la instalación, pagó dos mil libras esterlinas por ella y ahora está en la colección de Damien Hirst.

En inglés hay uniforma despectiva de describir a las mujeres como ‘par de huevos fritos y un arenque ahumado’ y de ahí provienen título de la instalación de Lucas, una obra paradójica en la que unos objetos representan a un sujeto mujer, rizando el bucle de la eterna objetificación y monótona sexualización del cuerpo femenino.

 

Zeen Social Icons